Los valores que defendemos



El Gourmandeo. Ser "gourmand" es ser un poco más que "gourmet". Me gusta decir que un gourmand es un gourmet que, al salir del almuerzo, pasa por una pastelería y no puede evitar entrar. Un gourmet nunca rechazará una rebanada de « paté croute » como aperitivo. Un gourmet sabe que un buen pan de granja es indispensable para una terminar una salsa en su plato… Se llama « saucer ». Un gourmet aplaudirá cuando el jefe deje la terrina en la mesa con su tarro de pepinillos, o la bien surtida tabla de quesos.

Los productores locales. No tenemos nada en contra de la industria alimentaria... cuando hace buenos productos... desafortunadamente, rara vez es así. El producto, de nuevo el producto, siempre el producto. Cuando la lista de ingredientes va más allá de unas pocas líneas, es una mala señal, y no los encontrarás con nosotros. Buscamos artesanos, criadores, queseros, carniceros, hortelanos... que respeten nuestra visión.

A veces lo local no es suficiente... Ciertamente es mejor cuando el producto viene de la granja de al lado. Pero algunos sabores son irremplazables. Un queso Beaufort, una pimienta de Espelette, un Saint-Marcelin, un Munster... no son reemplazables. Y, en efecto, preferimos un producto un poco más lejano, pero de calidad, respetando nuestro libro de sabores, en lugar de una copia local de menos calidad. 

Casando los sabores. Pero los productos locales nos permiten casar las recetas francesas con las riquezas españolas. Nuestros tomates y aceitunas vienen de Valencia, el Queso Manchego del centro de España, el jamón de la montaña más cercana, etc.
Vegetarianos sí, son bienvenidos, veganos no. Respetamos la elección de todos. Pero la cocina francesa se basa en las tradiciones de nuestra tierra. Vacas normandas y saboyanas, patos del suroeste, manzanas y peras del norte, melones de Cavaillon, charcuteria de Lyon... son irremplazables. Normalmente ofrecemos opciones vegetarianas, ¡pero no nos pidas demasiado! Un huevo siempre vendrá de una gallina, y la leche de la ubre de una vaca. 

Presta atención, todos los días, a nuestro media ambienteo. Cortocircuito, reciclaje, reducción de residuos, orgánico, comercio justo, intentamos cada día mejorar todo lo que pueda hacer bien al planeta y a sus habitantes. Una atención permanente pero razonable. Rechazamos todos los discursos extremistas y exclusivos... excepto quizás cuando se trata de quesos franceses... ;-)
Relaciones humanas y directas. Un cuadro de Instagram es hermoso, pero no alimenta. Si le gustan nuestros platos, no dude en correr la voz a su alrededor, por supuesto. Pero también puedes decirnos directamente, un cucú en la tienda, un correo electrónico, un WhatsApp, lo que quieras. Pero te guste o no, hablemos de ello. En primer lugar, sus consejos siempre serán útiles; y luego, si algo le sorprende, tal vez podamos explicar nuestras elecciones. Y entonces podemos aprender el uno del otro. ¡Buen provecho!